Come palomitas aunque tengas diabetes gestacional.

Con esta receta podrás hacerte palomitas adecuada a tu situación.

 

 

Esta receta es corta y dulce. Además es una que puede compartir con sus hijos. El aroma de la  canela da  a pensar que es algo dulce y la aspersión de sal le da un agradable pequeño amargor. Sin embargo si prefieres salados, elegir tus propios sabores picantes es la alternativa. Creo que, pimentón, comino, chiles o incluso una pequeña cantidad de sal de pollo. ¡ Disfrute! (Los ingredientes que contiene hidratos de carbono principales aparecen en negrita).

Ingredientes

1 taza / 100g/3.5 onzas de llanura, palomita sin reventar los granos de elote
1 ½ cucharadas de aceite de cocina
molido 1 cucharadita canela
Una pizca de sal yodada

Caliente el aceite en un medio tamaño de cacerola a fuego medio. Usted sabrá cuando el aceite esté caliente lo suficiente cuando colocas un núcleo único en la sartén y vuela alrededor y burbujas ligeramente en sus bordes. Ahora Vierta todos los kernels de palomitas de maíz en una cacerola. Tapar y agitar de vez en cuando hasta que todos los núcleos han aparecido.

Vierta apareció maíz en un tazón grande, mezclar o ensalada. Añadir la canela y la sal. Revolver bien y servir.

Nota: Si su dietista o diabetes educador ha asesorado a comer un bocado digno de 15 gramos de carbohidratos totales entre las comidas principales, sólo Sírvete 1/3 de las palomitas de maíz a permanecer dentro de este límite. La cantidad total de palomitas de maíz en esta receta es igual a aproximadamente 3 de esas porciones de bocado.

Si quieres preparar con antelación, palomitas de maíz permanecerá fresca en un recipiente hermético durante varios días.

¿Sobrepeso y embarazada? Probablemente tengas diabetes gestacional

Hace dos años, me encontré en una situación de miedo y emocionante. Estaba embarazada con nuestro primer hijo! Estaba en la luna, pero daba miedo a estar en otro país (yo soy americano y viví en Canadá al tiempo), lejos de la familia y mi GINECÓLOGO habitual. En primer lugar, permítanme decir que me encanta mi obstetra/Ginecólogo en casa. Ella ha hablado a mí sobre mi peso, pero siempre de manera positiva y útil. Ella entiende que soy actualmente sano y mi sobrepeso no significa que estoy a punto de romper un morir en cualquier momento. Sus preocupaciones sobre mi peso se fundó, pero siempre entregan con respeto y sensibilidad y nunca sobre el hecho. Después de lo que pasé con el obstetra/Ginecólogo canadiense, me siento infinitamente afortunado que mi médico estadounidense.
Así, en primer lugar, es muy difícil de médicos aquí. La forma es el sistema funciona, el médico de cabecera o médico de cabecera le refiere. Usted puede decirles que usted quiere, pero si no sabes a cualquier médicos, obtendrá la suerte del sorteo. No fui tan afortunado. Me refirieron a un médico, vamos a llamar a sus Doctor Meanie-pantalones. Porque era americana, sin OHIP (el seguro del estado), tuve que pagar de su bolsillo para cada visita, la entrega, todo. Bueno, eso está bien. Pero cuando usted pagó tanto como yo… debería ser tratados como un cliente. Todo lo que tengo para mi dinero fue abuso emocional. En la primera visita el Dr. Meanie-pantalones se volvió hacia mí y dijo, “Estás obesos”. Por Dios. Gracias, señora. Yo no sabía. Yo rodé mis ojos y mi lengua de bits. Me acostumbré a esto, después de todo. Cada vez que he tenido que ver a un médico que ya no sé, tengo la misma canción una danza. Sí. Estoy gorda. Lo sé. Ahora, puede por favor me tratas.
Nunca me sentí cómodo con esta mujer. Ella estaba obsesionada con mi peso. No gané casi peso para los 4 meses todo que ella me vio. Estaba viendo lo que comía, y el bebé quema muchas calorías. Dado que era grande para comenzar con, no necesito ganar mucho. Pero parecía pensar estaba “engaño” la escala o algo. ¿Cómo podría tal una grasa grande, grasosa posiblemente estar embarazada y no ser volar como un globo?
Fue durante una de sus peroratas de peso que ella procedió a informarme que, en la próxima cita estaría haciendo mi prueba de Diabetes gestacional, pero que estaba seguro que tendría. “Como sobrepeso como usted, es una certeza”, dijo. Sonrió brillantemente en ella la siguiente cita cuando resultó no tenía GD. Dos citas más tarde ella me sentó y me dijo que ella me refería a un especialista porque ella no podía arriesgar su licencia médica con una posible demanda americana. Porque “ya que yo no cuidar de mí mismo” complicaciones en el parto están casi seguro. Por cierto, tuve complicaciones… que no tenían nada que ver con mi peso, y fue algo bueno, no tengo este incompetente hater grasa me entrega cuando sucedió. No tengo ninguna duda que mi hijo hubiera muerto en el tiempo que hubiera llevado a dar una conferencia sobre mí me peso en la mesa de entrega.

Riesgo de Diabetes tipo 2 después del embarazo, lo que las mujeres deben saber

El riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 después de que el embarazo puede ser mayor que las mujeres, según un nuevo estudio. Aunque el estudio se realizó entre las mujeres asiáticas, los resultados son una advertencia para todas las mujeres que desarrollan diabetes gestacional durante el embarazo y su consiguiente riesgo de diabetes tipo 2.
¿Qué es la diabetes gestacional?

En la semana 24 del embarazo, alrededor del 18 por ciento de las mujeres desarrollan diabetes gestacional, una enfermedad que ocurre en embarazadas que nunca tuvieron diabetes antes de que estaban embarazadas. La causa de la diabetes gestacional es desconocida, aunque se cree que las hormonas de la placenta participan en interferir en la actividad de la insulina en el cuerpo de la madre.

Las mujeres con diabetes gestacional son incapaces de producir y utilizar toda la insulina que necesitan para procesar la glucosa (azúcar) correctamente. Esto resulta en altos niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia), que puede tener un efecto perjudicial sobre el feto, si no se trata la diabetes gestacional.

Tipo 2 diabetes y embarazo, una condición moderna

El antiguo nombre para la diabetes tipo 2 es la Diabetes de inicio de madurez que refleja el hecho de que usualmente se desarrolla a partit  de 50 años. Medida que crece nuestro páncreas parece tener menos insulina. Esto es justo en el momento de nuestras vidas cuando menos ejercicio y aumento de peso, por lo que la cantidad de insulina necesaria para mantener la glucosa comprobar aumentos. Al igual que el presupuesto familiar debe equilibrar de la felicidad, si necesita más insulina que el páncreas no puede hacer – habrá problemas esta vez en forma de diabetes. La epidemia de obesidad y su presencia en mujeres más jóvenes empuja hacia arriba la necesidad de insulina y por lo tanto estamos viendo más diabetes en mujeres de edad fértil.

El secreto del azucar en la sangre

Cuando se trata de problemas de elaboración de depósitos de grasa en nuestros vasos sanguíneos estamos familiarizados con la imagen de la placa grasa se adhiera a las paredes de las arterias y aumenta el riesgo de ataque al corazón. No somos tan inteligentes sobre esa otra amenaza que puede ocultar dentro de los vasos sanguíneos: aumento del nivel de azúcar en la sangre.

 

Aproximadamente 16 por ciento de los australianos ahora tiene niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Eso no es lo suficientemente alto como para significar completo soplado tipo 2 diabetes pero lo suficiente como para ponerlo en tierra prediabetes donde demasiada azúcar en la sangre – o glucosa como médicos tienden a llamarlo – puede comenzar dañando las arterias.

 

“Actúa como óxido en los vasos sanguíneos”, explica el profesor Neale Cohen, Gerente General de servicios de Diabetes en el corazón de IDI Baker y el Instituto de la Diabetes. “Pero en comparación con nuestra conciencia de mantener los niveles de colesterol saludables o incluso cheques para el cáncer de mama, hay menos comprensión de la necesidad de niveles saludables de glucosa en la sangre”.

 

Pero ¿cuánto es el azúcar en nuestra dieta culpar por demasiada azúcar en la sangre?
Anuncio

 

Es un jugador, pero no el único, dice a Cohen, que nomina la obesidad y la vida sedentaria, como los dos principales motores, aunque los genes también juegan un papel. El sobrepeso puede dificultar la hormona insulina a control los niveles de glucemia, mientras que demasiado sentados da nuestros músculos tan poco que para hacer que ellos no tomar suficiente cantidad de la glucosa en la sangre que ha destinado a ser usado para combustible.

 

En cuanto a lo que comemos, demasiada azúcar se añade a la carga de kilojulios que puede hacer más grande nuestra cintura. ¿Pero hace la fructosa, el azúcar que se encuentran naturalmente en frutas y que hace que un 50 por ciento de la caña de azúcar, (el otro 50% es glucosa) promover la diabetes y prediabetes en otras maneras?

 

“Puede llegar a ser más tóxico que la glucosa, pero si fructosa en alimentos procesados es un problema importante con diabetes no es claro corte – por el momento, las pruebas son inconsistentes”, dice Cohen.

 

Con fruta fresca, su contenido en azúcar viene empaquetado con fibra y nutrientes importantes, así que es bueno comer con moderación, añade – aunque como con demasiado de cualquier cosa, demasiados trozos de fruta pueden agregar a la carga de kilojulios.

 

Tiene sentido prefieren lenta combustión baja en carbohidratos GI alimentos como las legumbres y granos enteros sobre carbohidratos refinados que, en exceso, pueden contribuir a la glucemia elevada, dice Cohen. Pero señalar el azúcar en la dieta como la principal causa de la diabetes y la prediabetes no es útil si nos distrae de lo que él ve como un culpable más grande – el hecho de que somos más inactivos ahora que en cualquier otro momento en la historia humana.

 

Sin embargo, el ruido sobre el papel de azúcar parece mucho más fuerte que el ruido sobre la inactividad. El año pasado después de que el actor Alec Baldwin reveló que un diagnóstico de prediabetes a perder 13 kilos, había motivado el grabber titular fue el hecho de que él había dado para arriba azúcar. Menos ampliamente divulgado, fue su otro cambio de hábito – más ejercicio.

 

Sí, es conveniente ir fácil en azúcar y no es un brainer que nosotros deberíamos zanja dietas basadas en alimentos sobrecargados con azúcar, sal y malas grasas. Pero, lo que implica que una sobrecarga de alimentos azucarados solo es por qué el cuerpo lucha para mantener la sangre glucosa bajo control es engañoso.

 

Sin embargo, hay una cosa buena acerca de prediabetes: es una advertencia. Todavía hay tiempo para hacer cambios de estilo de vida que pueden ayudar a traer azúcar en la sangre a la normalidad antes de que le pegan con diabetes. Pero la glucemia se levanta silenciosamente y la única forma de saber que está a la deriva en la zona de peligro es un examen de sangre, dice a Cohen, quien sugiere que las personas mayores de 40 use la prueba de AusDrisk, una herramienta en línea gratuita que calcula el riesgo de diabetes tipo 2. Las mujeres con antecedentes de diabetes gestacional o síndrome de ovario poliquístico también deben tener sangre regular pruebas para la diabetes, añade.

Curso “Alimentación durante el embarazo”

La mejor ayuda para prevenir abortos espontáneos, partos prematuros y consecuencias que afecten al recién nacido como la falta de peso, la talla reducida o la mejor o peor resistencia a las infecciones es controlar la alimentación.

Una malnutrición será más importante si entre embarazos existen cortos periodos de tiempo, principalmente por la depleción de las reservas de algunos nutrientes en la madre, que podrán tener consecuencias más graves a largo plazo, depleciones de depósitos de hierro que dan lugar a anemias y depleciones de depósitos de calcio que pueden dar lugar a osteoporosis en la tercera edad.

OBJETIVOS:
• Establecer criterios de alimentación saludable en mujeres embarazadas
• Conocer las necesidades nutritivas de la gestante
• Conocer como la nutrición puede mejorar y prevenir aquellas patologías que pueden aparecer en el embarazo
• Conocer las características de la nutrición en la embarazada adolescente
• Conocer aquellos alimentos que se deberían controlar durante el embarazo

DESTINATARIOS:
Este curso está dirigido a aquellas personas que quieran conocer las cual es la alimentación más adecuada durante el embarazo.

DURACIÓN: 15 horas

CONTENIDOS:
1. Introducción
2. Mecanismos de adaptación
3. Necesidades nutritivas en la gestante
4. Problemas asociados al bajo peso de la embarazada
5. Problemas asociados a las obesidad de la embarazada
6. Consideraciones especiales en menores de 18 años
7. Patologías estacionales relacionadas con la dieta
8. Otras consideraciones alimentarías durante el embarazo
9. Productos y alimentos que deben controlarse o evitarse durante el embarazo

Apúntate al curso “Alimentación durante el embarazo”

La diabetes gestacional y los bajos ingresos aumentan el riesgo del niño de hiperactividad

Científicos alemanes señalan que la diabetes gestacional y / o de bajos ingresos pueden aumentar el riesgo de un niño de déficit de atención / hiperactividad (TDAH). Sin embargo, el estudio indica, los niños amamantados nacidos en esas condiciones puede ganar algo de protección contra el TDAH.

El estudio, dirigido por Jochen Schmitt, MD, de la Universidad Técnica de Dresde, y Marcel Romanos, MD, de la Clínica Universitaria de Würzburg, fue publicado en los Archives of Pediatric Adolescent Medicine. Se basó en anteriores muestras pequeñas estudios que indican que la combinación de diabetes gestacional y la condición económica baja aumenta el riesgo para el TDAH.

El estudio evaluó a 11.222 madres y los niños, en busca de alguna asociación entre los factores durante y después del embarazo y el posterior desarrollo del TDAH. Además de la diabetes y de bajos ingresos, estos factores incluyen beber y / o fumar durante el embarazo, la fase final y las complicaciones posteriores a la entrega, y la frecuencia y la duración de la lactancia materna. La situación económica se determina por una combinación de nivel educativo de los padres, la categoría profesional y los ingresos familiares.

Con un 95 por ciento en sus resultados, Schmitt y Romanos concluir que los hijos de madres que sufrieron diabetes gestacional eran 2,04 veces más propensos a desarrollar TDAH. Los hijos de madres con bajos ingresos eran 1,91 veces más propensos a desarrollar la condición.

Diabetes gestacional: soluciones y consejos

La diabetes gestacional se puede controlar con ayuda médica

La diabetes gestacional es una complicación del embarazo de sencillo tratamiento. No obstante, es muy importante seguir los consejos médicos para controlarla, ya que sus consecuencias para el feto pueden ser irreversibles.

La diabetes gestacional afecta en torno al diez por ciento de los embarazos. De hecho, es la complicación más habitual entre las gestantes. Si bien es una patología a la que se le debe prestar especial atención, actualmente existen protocolos para su temprano diagnóstico durante el embarazo y siguiendo los consejos médicos se puede mantener en niveles saludables.

Su relevancia y la necesidad de controlar esta diabetes se basa fundamentalmente en las complicaciones que puede acarrear al feto, desde el sufrimiento fetal a las complicaciones en el parto debido al incremento de peso del bebé por encima de la media.




El diagnóstico de la diabetes gestacional se realiza entre las semanas 24 y 28 mediante el test de O’Sullivan. Se trata de someter a la embarazada a una cantidad concreta de glucosa (50 gr) y valorar posteriormente su presencia en sangre. Cuando esta prueba indica valores alterados, se realiza otra para probar la curva de glucemia tras ingerir 100 gramos de glucosa y que ofrece resultados definitivos de diagnosis.

Los factores de riesgo en este caso son ser mayor de 30 años; tener sobrepeso u obesidad, especialmente si se sube de peso de forma desmesurada en el embarazo; tener familiares directos con diabetes o haber tenido diabetes gestacional en el embarazo anterior. Además, las adolescentes y jóvenes menores de 19 años también tienen más posibilidades de desarrollar diabetes durante el embarazo.

Riesgos del embarazo en la adolescencia

El embarazo en la adolescencia representa un riesgo a la salud de la madre y el recién nacido porque el cuerpo de esta mujer no está preparado ni biológica ni emocionalmente para ello, por lo que puede presentar diabetes gestacional y preeclampsia, mientras que el bebé puede nacer de forma prematura y con una malformación congénita.

“Es importante que la mujer tenga más de 12 años de educación formal que le permita tener una capacidad cultural y social para educar un hijo. En el aspecto emocional es mejor que el embarazo se presente después de los 20 años, edad en la que la mujer alcanza la maduración física y mental para enfrentar el reto de educar a un hijo”, puntualizó.

La gestación antes de los 19 años aumenta cinco veces el riesgo de muerte materna, y de que las alteraciones como la presión arterial alta y diabetes permanezcan aún después del parto.

Interpretando la hemoglobina A1C como nivel de azúcar en la sangre

Los médicos recomiendan que usted compruebe  su hemoglobina A1C por lo menos dos veces al año. Este simple análisis de sangre le dirá una aproximación de su control de azúcar en la sangre durante los últimos 3 meses con base en la cantidad de glucógeno en productos finales (AGE) que se han acumulado en la sangre.

Altos niveles de azúcar en la sangre son  responsables de la aparición de complicaciones como la retinopatía y la neuropatía, ya que la acumulación se basará cruciales e irritar las terminaciones nerviosas.

Ahora, vamos a volver a su A1C:

Para ayudar a las personas con diabetes en la comprensión de su A1C reales del día a día términos, el mundo de la medicina ha desarrollado el “eAG” medición. Estimado promedio de glucosa. Su eAG le dará a su lectura A1C en un nivel de azúcar en la sangre de miligramos por decilitro (mg / dL) al igual que estamos acostumbrados a ver en su medidor de glucosa.

La American Diabetes Association tiene esta calculadora fácil, lo que le permite estimarlo:

12% = 298 mg/dL (240 – 347)
11% =
269 mg/dL (217 – 314)
10% =
240 mg/dL (193 – 282)
9% =
212 mg/dL (170 –249)
8% =
183 mg/dL (147 – 217)
7% =
154 mg/dL (123 – 185)
6% =
126 mg/dL (100 – 152)

 

¿Qué se puede hacer con esa información? Se recomienda que las personas con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2, alcanzar un nivel de A1C del 7,0 por ciento o menos para una salud óptima y la prevención de complicaciones. Esto se traduce en un promedio de azúcar en la sangre antes y entre las comidas alrededor de 70 a 130 mg / dL. Y después de las comidas, por debajo de 180 mg / dL.

Para el embarazo con diabetes, un nivel de A1C inferior al 6,5 por ciento es imprescindible para el desarrollo saludable de su bebé y su propia salud y seguridad. Después de las comidas azúcar en la sangre de las mujeres embarazadas se recomienda a menores de 120 mg / dL.

Un no-diabético A1C es típicamente alrededor de 5,0 por ciento.
¿Cómo puede usted bajar su A1C?

Ajuste sus medicamentos! Hable con su médico acerca de la dosis de insulina o medicamentos orales. Si su A1C es superior a 7,0 por ciento, es probable que su cuerpo necesita más insulina en ciertos momentos del día. Esto se puede lograr mediante el aumento de la dosis de insulina o ajustar los medicamentos que ayudan a regular la insulina y la glucosa.
Actívate! El ejercicio es el número uno mejor manera de ayudar a su cuerpo a quemar la glucosa. No sólo se quema la glucosa, mientras que en realidad estás haciendo ejercicio, pero también aumenta el metabolismo en general, incluso cuando esté de vuelta en el sofá viendo la televisión Salir a caminar después de la cena, durante 15 minutos, es una gran manera de empezar a moverse.
Mejore su dieta! Demasiado a menudo, pensamos que tenemos que comer perfectamente o que hemos fracasado completamente. Pero esto no es cierto. Por ejemplo, la reducción de los carbohidratos en su dieta a partir de 300 gramos a 200 gramos tendrán un tremendo impacto en su azúcar en la sangre. Hable con su equipo médico antes de ajustar su dieta. Por supuesto, no se olvide que si usted está disminuyendo hidratos de carbono, que significa que usted necesita para aumentar las grasas saludables y proteínas magras para mantener su consumo de calorías.

Al final, un nivel de A1C es una prueba muy importante y el número, pero eso no quiere decir todo. Es simplemente una herramienta importante que le diga si es el momento de hacer algunos ajustes en su plan de manejo de la diabetes. Mientras que la prueba a veces puede sentirse como un “grado” de nuestra diabetes, es simplemente información.